Supervisión de Casos como proyecto de investigación
1. Introducción:

Las características, los patrones y parámetros del cambio humano han sido y siguen siendo algunos de los temas y objetos de estudios más interesantes de la investigación psicológica clínica. Si bien la categorización y clasificación son esenciales para el progreso de cualquier disciplina, esto es particularmente complejo en la psicología clínica general, y mucho más en la psicología clínica infantil debido a las dificultades adicionales características del proceso de desarrollo del niño o adolescente, que hacen especialmente complejo el proceso diagnóstico. A causa de esto, muchas categorías diagnósticas para la niñez han sido formuladas sobre la base del acuerdo entre clínicos que reconocen una equivalencia entre las descripciones clínicas y lo que observan y evidencian en su propia práctica; no obstante, el conocimiento y la denominación de un trastorno está, en muchos casos, limitado por la experiencia clínica. Esto ha generado, con frecuencia, una imprecisión terminológica, obstaculizando en parte el estudio de determinadas alteraciones o problemas que los niños presentan.

2. Identificación, delimitación y justificación del problema

Realizar una evaluación y un diagnóstico es necesario antes de iniciar un tratamiento psicoterapéutico. Su finalidad es aportar información sobre la problemática y estado actual del paciente al inicio del proceso terapéutico. Son muchos los tipos de evaluaciones sobre las que se apoya el psicodiagnóstico final. Desde la propia entrevista personal, en donde se analizan las circunstancias personales y familiares del paciente, tanto en el ahora como en su pasado, al uso de tests, tanto psicométricos como proyectivos, en donde puede apreciarse la naturaleza y dinámica interna del problema que le trae a consulta. El estudio de cualquier tipo de fenómeno requiere de un sistema y metodología en relación de las variables intervinientes; en tal sentido requiere no sólo de la estructura organizativa de dichas variables a nivel de criterios descriptivos de información clínica, sino también de la explicitación de las interrelaciones de factores y procesos biológicos, cognitivos, emocionales, conductuales y socio culturales en su carácter funcional de acuerdo al caso. En este entendido, el diagnóstico de los problemas desde los marcos psicoterapéuticos en los adultos ha mostrado cierto nivel de avance; quizás, uno de los más significativos ha sido el surgido de los intentos para desarrollar criterios específicos para un número determinado de trastornos (Alan E. Kazdin, 1990); estos avances han promovido y focalizado la investigación sobre incidencia, prevalencia, causas, tratamiento y curso clínico de diversas problemáticas. Sin embargo, el estudio e investigación de los problemas psicológicos en la niñez fueron poco atendidos, tanto a nivel de los criterios como en su clasificación y diferenciación. De acuerdo con algunos autores (Achenbach , Wohlford , Kazdin y Magrag ) esta deficiencia puede deberse a algunas complejidades típicas de la niñez, y por otra parte, a la naturaleza del desarrollo humano, ya que el niño es un ser en cambio. El conocimiento y comprensión que el psicólogo infantil debería poseer sobre las variaciones y cambios en la niñez nos muestran la importancia de considerar aspectos del desarrollo y aprendizaje humanos en el diagnóstico y tratamiento de las problemáticas que pueden presentar, y esto implica que es necesario aprender acerca del desarrollo "normal" o saludable del niño en nuestro medio, así como aquellas variaciones que implican o no alteración. Por esto, es importante establecer, definir o redefinir cuales son  los principios teóricos acerca del desarrollo "normal" infantil que deberán estar integrados con los de la psicopatología infantil; esto permitirá, a la larga, identificar y categorizar aquellos factores y procesos de cambio que dan cuenta de alteraciones y déficits del desarrollo y aprendizaje infantil en general, haciendo posible la explicación de las causas y características de los problemas, así como de las diferentes etapas a través de las cuales los mismos se presentan, y todas las implicaciones que esto representa. Es fundamental, entonces para los psicólogos infantiles estar familiarizados con el curso y desarrollo de las diferentes funciones (cognitivas, emocionales y conductuales, además de las biológicas) así como de su maduración e integración. También es importante poder reconocer las variables contextuales que pueden facilitar u obstaculizar el desarrollo y aprendizaje, de modo que el niño pueda ser comprendido en su totalidad y sus problemáticas puedan ser tratadas de forma integral y no separadamente.

2.1 Objetivos

Generales:

·         Evidenciar la manera en que el Coaching Astrológico como marco terapéutico desde el estudio de la Carta  Natal como herramienta de análisis y diagnóstico específico para cada caso,  contribuye en el fortalecimiento de los procesos para la resolución de la problemática que se abordara en cada caso.

 

Específicos:

·         Desde la supervisión de los casos, analizar la problemática del niño/adolescente identificando los mecanismos de defensa emocionales específicos en cada caso desde su Carta Natal, para dar resolución a dicha problemática desde el desarrollo de  la Inteligencia Emocional.

·         Desde la supervisión de los casos, determinar la relación y la influencia entre los aspectos analizados en la Carta Natal de los casos con respecto a la problemática que presenta.

·         Establecer estrategias para el desarrollo del potencial del niño/adolecente definiendo   objetivos vitales dentro del proceso terapéutico para llegar un mayor bienestar

·         Analizar la problemática del niño/adolecente dentro del contexto familiar para incluir a los padres como parte del proceso, analizando las Carta Natales de los mismos.

·         Explorar y profundizar con los padres de familia el concepto de Inteligencia Emocional en relación al proceso del niño/adolecente adquiriendo ellos también herramientas.

·         Documentar el proceso de los casos, para establecer metodología que pueda generar un nuevo conocimiento en el que otros profesionales del área se puedan formar.

En mayo de 2021 hemos iniciado este proyecto de investigación con Marisol Navarro, psicoterapeuta y miembro de la Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia. En tal sentido es importante remarcar la importancia de la interdisciplinariedad en la construcción de conocimiento, entiendo la interdisciplinariedad, entre el Coaching Astrológico y otros marcos terapéuticos, el punta pie inicial desde donde evidenciar que, la Astrología como marco terapéutico puede aportar un nivel de análisis y diagnóstico más específico para cada caso,  contribuye en el fortalecimiento de los procesos para la resolución de la problemática que se abordara en cada caso. Se publicaran los resultados en Marzo de 2022.